Salta al contigut

MEDIDA 2. PLAN DE CONSERVACIÓN DE LA PINNA NOBILIS Y CREACIÓN DE UN BANCO DE ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN, SINGULARES Y/O AMENAZADAS DEL MAR MENOR

En la actualidad, el estado ecológico del Mar Menor se encuentra seriamente amenazado tras el fenómeno DANA sufrido en septiembre de 2019, y los sucesivos episodios de lluvias torrenciales posteriores, que provocaron una ingente entrada de agua dulce cargada de materiales en suspensión y nutrientes al Mar Menor, lo que favoreció una muy baja salinidad. En la actualidad la salinidad ronda los 38 gr/l de sal, cuando lo normal son 44-45 gr/l. La ingente cantidad de agua dulce cargada de sedimentos y nutrientes provenientes del Campo de Cartagena no se mezcló con el agua de la laguna, mucho más salada, sino que creó una capa superior, a modo de cubierta. Como la capa superior de agua estaba cargada de sedimentos y tenía alta turbidez, la luz del sol era incapaz de llegar a las plantas y algas del fondo, que son las que oxigenan las aguas por medio de la fotosíntesis. Esto provocó que la capa del fondo quedara sin oxígeno (anoxia), lo que empujó a miles de peces a escapar del fondo a las orillas, ya que no podían respirar. Cuando el viento sopló fuerte, provocó que la capa del fondo, sin oxígeno, se moviera hacia las orillas, y atrapara allí a miles de peces y crustáceos. Los ejemplares que agonizaban en la playa, pero seguían vivos, fueron trasladados a otras zonas del Mar Menor donde las aguas disfrutaban de una mayor calidad.

Por otro lado, se constató que la situación de bajada de salinidad que vivió la laguna favoreció la entrada del protozoo parásito de la nacra, llamado Haplosporidium pinnae, causante de la casi total extinción de este molusco en el Mediterráneo, y que llevó a declarar a la especie como en peligro crítico de extinción a nivel nacional. En diciembre de 2019, diversos ejemplares de nacras analizados dieron positivo para el protozoo, evidenciándose la presencia de este parásito en la laguna. Por este motivo se hizo prioritario y urgente actuar cuanto antes extrayendo ejemplares sanos suficientes para intentar su cría en cautividad, así como extraer ejemplares afectados para aislarlos y tratar de observar la evolución de la enfermedad y posibles soluciones a la misma. También se previó la instalación de sistemas de vigilancia y control de las poblaciones de nacras que persisten en el Mar Menor.

Una de las medidas acordadas en el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia, de 7 de noviembre de 2019, fue la de la creación de un banco de especies en peligro de extinción o singulares del Mar Menor, que estará compuesto por cuatro acuarios para la conservación de especies protegidas (signátidos y nacras), la conservación de especies singulares y amenazadas (fartet y gobio), cultivos auxiliares y un área de reproducción. Todo ello contará con un tanque y sistema de filtrado, iluminación, sistemas ultravioletas, monitorización y control de alimentación. Asimismo, se acordó la protección de las colonias de nacras en el Mar Menor mediante instalación de sondas de control y cámaras de vigilancia para evitar el vandalismo.

Con este proyecto además se persigue la conservación y recuperación de la Pinna nobilis (nacra), mediante su cría en cautividad, y su posterior reintroducción en el Mar Menor.

 

Actividades

Con esta medida se pone en funcionamiento el Plan de acción coordinada de conservación de Pinna nobilis y creación del Banco de Especies del Mar Menor en el Aquarium de la Universidad de Murcia, cuyo personal especializado será el encargado de todas las tareas de manejo, extracción, translocación, cría y conservación ex situ de las especies en peligro, amenazadas y singulares que en él se dé cabida. Se creará un grupo de trabajo con el objeto de diseñar, montar y mantener el banco de especies, que estará compuesto por 4 sistemas acuáticos convenientemente dotados de todos los elementos necesarios.

En resumen, las actividades contempladas en esta medida son: 

  • Instalación de sistemas de conservación de especies en el Aquarium de la Universidad de Murcia.
  • Monitorización y tracking de las poblaciones de nacras. Traslado de individuos sanos e infectados a las instalaciones del Aquarium de la Universidad de Murcia.
  • Instalación de polígonos de balizamientos de zonas de alta sensibilidad ecológica.
  • Instalación de sonda/s multiparamétrica/s de control de parámetros físico–químicos a tiempo real que puedan alertar sobre eventuales cambios en el agua (como una anoxia).
  • Videovigilancia dde las zonas de alto valor ecológico del Mar Menor, para evitar actos vandálicos.
  • Vigilancia e información in situ mediante barcos.
  • Acciones de voluntariado.
  • Acciones de divulgación y sensibilización ciudadana a través del uso de la APP RUMBO MAR MENOR (próximamente).

 

Organismos competentes: Dirección General del Mar Menor, Dirección General de Medio Natural y Aquarium de la Universidad de Murcia. 

Canal Mar Menor