MEDIDA 7. PRUEBA PILOTO DE SISTEMAS DE OXIGENACIÓN DEL MAR MENOR PARA EPISODIOS LOCALES DE ANOXIA

 

 

Descripción

Se está trabajando, de la mano de la comunidad científica, para poner en marcha  el desarrollo de pruebas piloto de oxigenación y rotura de la estratificación de la  columna de agua que pretenden poner solución ante posibles episodios locales de anoxia.

 

Objetivos

El objetivo es poder encontrar una solución ágil y rápida ante posibles situaciones de anoxia en el Mar Menor.

 

Estado actual

Desde la Dirección General del Mar Menor, se redactó una memoria técnica para  realizar un ensayo piloto de oxigenación con mangueras perforadas en el Puerto Deportivo de Lo Pagan con objeto se estudiar su posible aplicación para evitar episodios locales de anoxia como el sufrido el pasado mes de octubre 2019.

Se ha trabajado con diversas empresas especializadas, y en colaboración con la  comunidad científica, en el diseño de  prototipos para la rotura de la estratificación en caso de producirse, mediante el empleo de difusores que se introducirían en profundidad.

Actualmente se trabaja en colaboración con un grupo científico experto en hidrodinámica y ecosistemas de la Universidad Politécnica de Cartagena para estudiar el alcance que pudiera tener la movilización de agua desde la superficie al fondo o viceversa con el fin de favorecer el proceso de mezcla y en qué medida se podría minimizar la estratificación, aunque fuera localmente.

Se solicitó, a través de la Delegación del Gobierno, la colaboración de SASEMAR para realizar las pruebas en el Mar Menor, estando hasta la fecha a la espera de contestación.

 

Próximos pasos

Se pretende realizar una experiencia puntual y a pequeña escala de impulsión  de agua superficial, menos salina, en la capa más salada del fondo. El efecto  esperado es que el agua de superficie, menos densa, impulsada fuerce al agua  más pesada del fondo a mezclase en su proceso de subida de nuevo hacia la superficie.

La misión a realizar consistiría en localizar un punto de máxima profundidad (sobre 6,50 m) donde la columna de agua esté estratificada y comenzar a impulsar el agua de superficie al fondo o viceversa (en función de los primeros resultados durante las pruebas a realizar). La plataforma flotante debería moverse en círculos concéntricos o en espiral bombeando agua para abordar un área cada vez mayor hasta alcanzar una superficie suficiente para comprobar el efecto del cambio en flotabilidad.